Graba el nombre de tu hijo/a para facilitar su identificación. Si prefieres no indicar su nombre puedes grabar otro texto como: ‘S.O.S’, ‘MAMÁ’, ‘LLAMAR’, ‘AYUDA’, etc..

En cuanto al teléfono, pon tu número móvil. Si sueles ir al extranjero, lo mejor es añadir el código nacional antes (para números españoles +34). 

Enséñale a tu hijo/a el valor de su pulsera identificativa, explicándole que eso es lo que le traerá a mamá si algún día se pierde. Enséñale que no se la debe de quitar NUNCA.

Elige el color o diseño favorito de tu peque para que le guste llevar su pulsera personalizada. 

Enseñale que si se pierde debe de dirigirse a un adulto, como por ejemplo una mamá, y mostrarle su pulsera identificativa. 

Porque la seguridad infantil va más allá de las vacaciones de verano, deja que lleve su pulsera identificativa Pulsy puesta todo el año.

También puedes personalizar tu pulsera con cualquier otro mensaje, por ejemplo, grabando enfermedades o alergias: ‘Alergia al huevo’, ‘Celíaco’, etc.

Siempre ten una pulsera identificativa Pulsy extra en casa por si alguna vez la pierden.